CUCI (Colitis Ulcerativa Crónica Inespecífica)

Enfermedad crónica, que afecta al colon y recto, cuya etiología es aún desconocida; su distribución es  mundial.

Su diagnóstico es más difícil en países en vías de desarrollo, donde la enfermedad suele presentarse con una frecuencia más baja y puede confundirse, en sus inicios, con entidades parasitarias o bacterianas.

Afecta a ambos sexos, sin embargo es más frecuente en mujeres entre los 20 y 40 años de edad, como máximo; parece existir cierta prevalencia familiar sobre todo en primer grado, aunque con menor frecuencia que otro tipo de enfermedades como el Crohn.UlcerativeColitis-Image

En un intento por conocer la etiología de la enfermedad se han involucrado múltiples factores, como infecciones, factores
ambientales, alergia a alimentos, uso de tabaco, uso de anticonceptivos orales, sin embargo hasta el momento ninguno de ellos se ha podido corroborar; estos pacientes con frecuencia tienen anticuerpos circulantes contra antígenos de la dieta, bacterianos y auto antígenos del isotipo IGG. Dentro de las manifestaciones extra intestinales se pueden presentar a diferentes niveles: articulaciones, piel, columna, hígado, pericardio. Se ha encontrado positividad al antígeno de histocompatibilidad HLA-B27 lo que podría sugerir respuestas inmunes aumentadas.

Durante el curso de la enfermedad se pueden presentar periodos asintomáticos con baja o nula actividad de ésta y periodos con manifestaciones que cursan desde diarrea, sangrado del tubo digestivo bajo, hasta alguna de las complicaciones severas de la enfermedad como megacolon tóxico, perforación, e inclusive cáncer de colon, el cual tiene una frecuencia mayor que en la población general, sobre todo después de 10 años de que la enfermedad esté presente.
Se cuenta con métodos apropiados para diagnóstico y seguimiento, tales como la radiología baritada y los estudios endoscópicos de colon y recto, siendo estos últimos preferibles ya que permiten la obtención de piezas de biopsia y la confirmación de su diagnóstico clínico, actividad de la enfermedad, para realizar, posteriormente, el estudio anual en búsqueda de focos de displasia o cáncer.
Cuando el cuadro clínico se caracteriza por sangrado del tubo digestivo bajo podemos caer en el riesgo de encontrar en el recto una lesión local como fisuras, hemorroides, etc., que nos explique la pérdida hemática y así ya no se continúa con la búsqueda de otras patologías. Por lo que siempre es recomendable que a todo paciente que sangra del tubo digestivo bajo, dentro de su estudio general, se le practique rectosigmoidoscopia rígida -estudio que debe estar al alcance del médico de primer nivel- y colon por enema, esto permitirá detectar en etapas tempranas enfermedades como la CUCI, y quizá neoplasias, así nos permitirá mejorar las tasas de morbimortalidad.